jueves, 25 de noviembre de 2010

ACADEMIA Y DESARROLLO AVANZA EN LA FACULTAD DE ECONOMÍA

UNMSM CON MÁS FONDO EMPLEO

“He leído tu excelente artículo sobre la situación en la Facultad de Economía.
Creo que en la Facultad como en el conjunto de la Universidad estamos
atravesando uno de los periodos de mayor deterioro intelectual y moral. Cada día
me parece más evidente que los pequeños grupos de poder que han llevado a la
Universidad a la caótica situación actual constituyen una poderosa fuerza
regresiva contraria a todo intento de reforma. La lucha que ustedes han
emprendido en economía demuestra que no todo está perdido en la Universidad; que
todavía quedan profesores y estudiantes que apuestan por una universidad pública
de calidad. El decanato de Humberto Campodónico constituirá, sin duda alguna, la
esperanza de que una Universidad diferente es posible.
Dr. César Germaná
Cavero ex decano de Ciencias Sociales UNMSM”


Michael Porter uno de los teóricos del pensamiento económico actual, en el último CADE desarrollado en el Cusco hacia referencia a la necesidad de construir ventajas competitivas para alcanzar un desarrollo sustentable, pues el modelo primario exportador de nuestro país es altamente dependiente de la bonanza de los precios internacionales de las materias primas, y el crecimiento económico destaca por su precariedad. De allí la necesidad de apostar por la industrialización de las materias primas y las políticas de valor agregado.

En este contexto la investigación, la ciencia y tecnología y sobre todo la innovación tienen un rol fundamental. Esta debiera ser una responsabilidad de la universidad en general y de San Marcos en particular, de allí la necesidad de una mayor relación entre las empresas privadas sobre todo de capitales nacionales con las universidades públicas, para el desarrollo de sinergias con ventajas compartidas.

En tal sentido, tal vez sea la Universidad Agraria de la Molina la que alcanza una imagen más cercana a un modelo de universidad pública de calidad que mediante sus investigaciones responde a las necesidades de la producción, de las empresas y por tanto del país. Utilizando los fondos públicos y privados, mediante la cooperación internacional obtiene el financiamiento para sus investigaciones que tienen relevancia para la realidad agraria.

Por ello, se debe destacar la presencia del decano de la facultad de Ciencias Económicas de San Marcos H. Campodónico como comentarista de Michael Porter en el último CADE llevado a cabo en el Cusco; prácticamente fue el único decano de nuestra universidad invitado al más importante evento empresarial del país, donde se expuso la necesidad de involucrar a la universidad pública mediante sus investigaciones con los requerimientos empresariales. Esta es la receta exitosa de varios países que ayer fueron pobres y hoy son prósperos.

Producción de conocimientos, de nuevas tecnologías, del “savoir faire”, de la formación de cuadros de calidad para la administración pública y privada debiera ser responsabilidad de la universidad pública con el debido financiamiento estatal y empresarial en el marco de una estrategia de desarrollo.

En tal sentido, a pesar de los múltiples inconvenientes y resistencia al cambio, la Facultad de Economía avanza, bajo la dirección de la nueva administración y el movimiento de docentes “Academia y Desarrollo”. Así, en estos pocos meses se han efectuado una serie de actividades, donde destaco solamente las actividades con el Fondo Nacional de Capacitación y Promoción del Empleo por razones de espacio.

En octubre pasado (19, 20, 21) y en el presente mes de noviembre (22, 23 y 24) se ha llevado a cabo el primer y segundo curso de Gestión Minera, auspiciado y financiado por Fondo Empleo en convenio con la Facultad de Ciencias Económicas.

En respeto a las viejas tradiciones de San Marcos de identificación con el mundo del trabajo, que tienen sus antecedentes en los trabajos de Luis Miró Quesada de la Guerra sobre la jornada de trabajo y la seguridad social, como la obra de José Matías Manzanilla, y la relación simbiótica del intelectual y el obrero a través de las universidades populares que fomentó el APRA auroral, nuestra facultad ha recibido a respetables dirigentes sindicales ávidos de conocimiento económico y legal.

Así, en nuestra facultad se ha expuesto la realidad minera del país y de diversas empresas como SíderPerú del grupo Gerdau del Brasil, San Ignacio de Morococha (SIMSA) del grupo nacional Arias Dávila, Mra. Condestable del grupo Cormin de Suiza, Refinería de Zinc de Cajamarquilla del Grupo Votorantim del Brasil, donde se aspira conjuntamente con la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, elevar la capacidad de negociación de los trabajadores mineros, para una mejor distribución de los ingresos pues el boom minero no ha significado un incremento sustancial de las remuneraciones de los trabajadores.

Se trata también la necesidad de fomentar liderazgos en los trabajadores en sus localidades señalando la importancia que pudiera tener la generación de ingresos por medio del canon, regalías, aporte voluntario y participaciones en los gobiernos locales y regionales. Por ello, los principales interesados para el buen uso de los recursos generados por las actividades extractivas debieran ser los trabajadores organizados.

También debiera ser obvia la necesidad de promover las políticas de “win win” de ganancias compartidas entre la empresa y los sindicatos para fortalecer la democracia y gobernabilidad del país. En tal sentido, debiera existir una correspondencia entre los mayores niveles de ingresos, utilidades y productividad con las remuneraciones. Después de todo el trabajador “gasta lo que gana” y el capital “gana lo que gasta”, de allí que una forma moderna y razonable resultan los incrementos salariales de acuerdo a la productividad y rentabilidad empresarial.

En tal sentido, el Fondo Nacional de Capacitación Laboral y Promoción del Empleo está reciclando para beneficio del conjunto de los trabajadores mineros representados por la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, los remanentes de utilidades de las principales empresas mineras como Mra. Yanacocha, Mra. Barrick, SPCC, utilizando las capacidades y potencialidades de la universidad pública.

Esta es una manera eficiente de usar los recursos de Fondo Empleo que se financia con los remanentes de las utilidades no distribuidas en su integridad a los trabajadores mineros. Por ello, resulta coherente que compense al conjunto de trabajadores mineros con cursos de capacitación laboral en materia económica y jurídica, con información veraz de la realidad económica del país y de las empresas mineras, reforzando la relación entre la universidad y el mundo del trabajo.

Pero ello no es suficiente. De la misma forma debiera interesar la problemática de la seguridad e higiene, los retos de la reconversión laboral, de la necesidad de construir sindicatos modernos que transiten de la confrontación a la propuesta requiere superar las políticas de “cholo barato”, de superar las políticas de las ventajas comparativas basadas en los menores costos de producción por la construcción de las ventajas competitivas donde la educación, la capacitación de la fuerza laboral, la innovación sea el nuevo eje productivo.

Por ello, creemos que corresponde a la universidad pública invitar, y convocar a los empresarios populares, a los emprendedores e innovadores que requieren una mayor capacitación y apoyo. Esta sería una manera efectiva de acercar a nuestra universidad con las necesidades no solamente del mundo del trabajo sino también con los nuevos empresarios en materia de finanzas, acceso a crédito, requisitos de exportación, elaboración de proyectos de inversión, etc.

A diferencia de otros tiempos gracias a los mayores montos de canon y regalías minera que perciben los departamentos mineros por excelencia Tacna, Moquegua, Ancash, Cajamarca, Arequipa etc., del canon gasífero por la explotación del gas y líquidos de gas natural de Camisea que por ahora percibe el Cusco, del canon petrolero que sobretodo se distribuye para Piura y Loreto, las universidades públicas participan del 5% del total de esta riqueza distribuida a las regiones.

Según el Ministerio de Economía y Finanzas existirían más de 800 millones de nuevos soles producto del canon minero, gasífero y regalías correspondientes a las universidades que no se están gastando, ello debiera ser una oportunidad para fomentar las ventajas competitivas, de una mayor relación entre la universidad pública y los requerimientos productivos del país. En este contexto nuestra universidad que no tiene la suerte de contar con tales recursos debiera liderar este proceso.

1 comentario:

Enrique Bardelli dijo...

Aunque todo diría que la educación universitaria está mejorando por el boom expansivo de las universidades privadas, pues es mera ilusión porque la gran mayoría no tiene acceso y se vuelve muy discriminatoria aunque no sea la intención. El gobierno debería de preocuparse por la educación pública para que sea más accesible y sobretodo de calidad.