viernes, 4 de septiembre de 2009

LAS CARETAS DEL GAS

GAS Para Mayo*

Addenda al contrato de Camisea repotencia proyectos gasíferos en la selva del Cusco

Camisea será con certeza un caballito de batalla electoral en el 2011. Basta con leer los titulares de primera plana de los tabloides limeños, como reacción a la addenda al contrato de Camisea que arrancó el gobierno al Consorcio Camisea, esta semana.

“Perú en manos del consorcio Camisea”, afirmó La República, “Alan Cuadra a Ministro Traidor”, vociferó La Razón, “Desabastecimiento de gas continuará”, La Primera, y “¡Una burla! Irresponsablemente MEM consolida explotación del gas”, según los por lo general chupamedias de Expreso.

La semana pasada, el ministro de Energía y Minas (MEM), Pedro Sánchez, anunció que el gobierno y los petroleros habían llegado a un nuevo acuerdo, tras tres meses de duras negociaciones.

La addenda compromete inversiones en campo e infraestructura en Camisea por un total de US$ 1,900 millones en los próximos 30 meses, lo que garantizaría el abastecimiento del mercado interno en el largo plazo.

“Una inversión enorme en momentos de plena crisis financiera internacional”, subrayó Sánchez.

Las reservas probadas y probables en los lotes 88, 56, 57 y 58 de Camisea. Actualmente toda la producción de gas natural proviene del primero, mientras que el 56 ha empezado a despachar líquidos. El Consorcio Camisea se ha comprometido en invertir US$ 1,900 millones en el desarrollo de los campos y la infraestructura al 2012.

Así las cosas, el acuerdo en resumidas cuentas es el siguiente:

1) El gas para exportación del proyecto Perú LNG provendrá en los primeros 5 años del Lote 56, y no del 88.

2) Integración del Lote 57 (Repsol/Petrobras) al sistema Camisea con una oferta adicional de gas para el mercado doméstico de 155 millones de pies cúbicos por día (MMPCD).

3) Expansión de la Planta de Procesamiento en Malvinas a 1,580 MMPCD.

4) Ampliación del Sistema de Transporte de Gas y de Líquidos por TGP a 1,550 MMPCD (millones de pies cúbicos día) y 120,000 barriles por día respectivamente. En el caso del gas, incluye la disponibilidad de parte de la capacidad del gasoducto de Perú LNG.
5) Continuar con el programa exploratorio en el Lote 56 con 150 km2 de sísmica tridimensional y la perforación de seis pozos adicionales.

6) Disponibilidad adicional de gas natural para el mercado doméstico (Lotes 57 y 88) de 444 MMPCD, incluyendo generación eléctrica, industrias, residencias y vehículos.

7) Vender 172 MMPCD a dos plantas petroquímicas.

Pero el clima político no está para tafetanes.

Visto bueno a la addenda de los 6 accionistas del Consorcio.

En el Congreso, la oposición exige interpelar a Sánchez, y en el Sur las Regiones pitean porque la addenda no contempló al futuro gasoducto Cusco - Puno - Ilo (ver recuadro de Alfredo Barnechea).
http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&S=&id=12&idE=843&idSTo=0&idA=41735
Si el gobierno no anda con cuidado, se le puede armar un bolondrón.

Se trata de un singular desafío político: mientras el Consorcio apuesta por incrementar las reservas de gas al 2012, las elecciones presidenciales son el 2011. La controversia se acentuará a fines del próximo año, cuando Planta Melchorita en Cañete arranque motores, exportando gas licuado a México.

El proyecto de exportación de Perú LNG – Hunt Oil demandará 600 mpc (millones de pies cúbicos) diarios de gas, el doble que la actual demanda nacional. En 20 años, se chupará 4.2 trillones de pies cúbicos (TCF). El volumen total es el doble que las reservas certificadas de gas en el lote 56, y el 75% de las del lote 88, a la fecha.

Pero en Camisea hay mucho más gas. Las reservas certificadas reflejan el valor comercial del yacimiento, pero no los verdaderos volúmenes bajo tierra, advirtieron expertos consultados. Las reservas probadas por Pluspetrol en los dos lotes descritos son 14.1 TCF, siendo la actual demanda nacional de apenas 0.1 TCF al año.

A su vez, las reservas probadas del lote 56 son 3.4 TCF (certificadas 1.9 TCF), mientras en el Lote 57 de Repsol son 2.5 TCF, según reportó la española a la Bolsa de Valores de Madrid el año pasado.

“¡Hay gas!”, insistió Daniel Cámac, viceministro de Energía, en RPP el sábado, “lo que se requiere es la infraestructura para sacarlo”.

Cámac y Ernesto Barreda de Perúpetro fueron los negociadores de la addenda en nombre del gobierno. Se trató de una negociación singularmente dura y compleja. “La posición legal del Consorcio es muy sólida”, explicó el ministro Sánchez, flanqueado por los dos funcionarios, con caras de póquer, en la conferencia de prensa del jueves 27.

El MEM había contratado un estudio legal norteamericano para que evalúe las opciones legales del gobierno, antes de embarcarse en la negociación en mayo, incluso la opción extrema de “patear el tablero”, y las posibilidades de triunfar en un arbitraje internacional.

“El resultado no es ni chicha ni limonada”, opinó el abogado Sandro Fuentes, “pero al menos demostró que el contrato es pasible de cambios sin que desemboque en materia arbitral”.

El titular del MEM advirtió que la negociación no ha culminado. En la segunda etapa se abordará el problema de la distorsión de precios. Se sigue con lupa la evolución del precio internacional del gas en el Golfo de México (Henry Hub), que colapsó de US$ 14 a US$ 3 en los últimos 12 meses, poniendo patas arriba la tabla del llamado Valor de Realización del gas de exportación en base a la cual se fija la regalía a favor del Estado peruano.

En ese contexto, el Estado apenas recibirá 15 centavos de dólar de regalía por la exportación del gas. Afortunadamente se trata de una discusión teórica: la planta de Melchorita recién entrará en operaciones dentro de un año. Tiempo de sobra para seguir limando asperezas.


Marco Zileri
* Revista Caretas Nº 2094, 3 septiembre 2009. Páginas 15-16.

1 comentario:

Julio Castillo dijo...

Ni Camac ni Barreda son de PERUPETRO. El primero es Viceministro de Energía y el segundo, Director de Hidrocarburos.
Según la Ley General de Hidrocarburos (Ley 26221), la entidad en la que el Estado ha delegado la función de negociar, suscribir y supervisar los Contratos, es PERUPETRO. Entonces, lo que han hecho: Sánchez, Camac y Barreda, es ILEGAL. Se han arrogado funciones que están fuera de su competencia.

Basta de tanto engaño. Que alguien pare toda esta farsa. El Presidente García ha dicho "EL Gas es para los Peruanos, y sólo si sobra se exporta". ¿Quá parte de esa declaración no entendieron: Sánchez, Camac y adláteres?